Proceso - obstaculos Etapas La pareja Los otros hijos Nuevo sentido Tareas solidarias Especificidad
 
  El duelo con respecto a familiares y amigos  
     
 

Desde nosotros:

  • se perturba nuestra relación con los demás;
  • sentimos que no comprenden nuestro dolor;
  • no entendemos sus actitudes
  • queremos volver a convivir de la mejor manera pero no sabemos cómo hacerlo;
  • nos molesta cuando nos dan consejos o, por no sufrir ellos, nos presionan a una pronta mejoría;
  • todo lo sucedido nos trae emociones, sentimientos y pensamientos que son difíciles de trasmitir a quienes no han pasado por lo mismo que nosotros;
  • solemos aislarnos;
  • nos duele que eviten mencionar a nuestros hijos, que lo transformen en un tema tabú;
  • solemos pensar que se han olvidado de ellos;
  • como estamos en un estado de protagonismo descalificamos el dolor ajeno, comparándolo con el nuestro;
  • somos ambivalentes: no queremos estar en familia pero, a la vez, nos quejamos si no nos tienen en cuenta o no nos convocan;
  • nos molesta que se alejen o teman estar con nosotros;
  • a veces nos sentimos culpables de no haber podido evitar su  muerte y pensamos que seremos juzgados... eso también nos lleva a aislarnos;
  • comprobamos que algunos amigos se transforman en extraños y algunos extraños en amigos;
  • aprendemos que está en nosotros hacerles saber a los que nos rodean lo que necesitamos y lo que nos ayuda a estar mejor.

 Desde ellos para con nosotros...

  • la muerte de nuestros hijos también les impactó pero con una intensidad y duración diferentes:
  • se sienten, en muchos casos, incapaces de ayudarnos; caen en silencios prolongados porque no saben qué decir ni qué hacer;
  • la desaparición de nuestros hijos hizo irrupción en sus vidas pero la recuperación es más rápida que la nuestra. Y a veces sienten culpa al continuar viviendo como antes de la pérdida;
  • no les es fácil comprender nuestro dolor;
  • sufren por no poder o no saber cómo ayudarnos;
  • omiten nombrarlos o recordarlos delante nuestro en la creencia que nos harían sufrir, sin saber que nos hace falta hablar de nuestros hijos;
  • no saben cómo abordar el tema de la muerte o les falta coraje para hacerlo;
  • consideran que hay un tiempo establecido para hacer el duelo y que, transcurrido dicho plazo -que para ellos es más rápido-, deberíamos recomponer nuestras vidas;
  • creen que nuestra recuperación es más fácil de lo que realmente es;
  • nos mortifica cuando nos dan consejos como una forma de ayuda, instándonos al "deberías...", "yo te aconsejo.." o "si hicieras...";
  • no entienden nuestros estados de ánimos tan cambiantes de ira, enojo, tristeza, dolor, angustoa, etc;
  • pueden sentirse incómodos cerca nuestro; tienen miedo de causarnos más dolor o algo inapropiado.
 
     
  renacerbsas@gmail.com - Teléfonos: (54-11) 4864-3417 / 4554-0913